Para la crítica y el optimismo

 Por Juan Manuel del Valle

Pudo haber sido hasta un empate por las situaciones de gol generadas, finalmente falladas.

Si bien en la primera mitad, Venezuela tuvo pelota y terreno, no concretaba todo lo que gestaba.

Bolivia, en ese panorama, teniendo menos la pelota generaba tanto como los locales. Los remates de Martins y Cardozo fueron muy certeros. Dos intervenciones de Vega evitaron la apertura Boliviana.

Pero somos especialistas en dar ventajas. Quedó en evidencia, hace rato, que Raldes y Rivero pierden de alto. Con ellos dos no hacemos un buen zaguero central. Venezuela nos hizo un gol del pelota parada: Centro del Maestrico González, cabezazo de Vizcarrondo y gol vinotinto.

También es dar ventajas pidiéndole a Martins que colabore en nuestra área para defender. Para atacar llega sin fuerzas al área rival.

De todas formas quedan algunas cosas para esperar algo mejor: jugamos bien en el complemento. Cuando se juntaron Campos, Cardozo y Arce mostramos buen juego y aprovechamos la fatiga Venezolana. Si los caribeños terminaron defendiendo el 1-0 que los posiciona en clasificación directa a Brasil 2014. Arce se escurría cual Conejo ante Cichero Rígido. Venezuela jugaba su segundo partido bajo un clima pesado por el calor, la humedad y la lluvia.

Hasta Junio debemos preparar cinco partidos en la altura, jugando en la Paz, Oruro o Potosí. Si no podemos jugar contra selecciones busquemos clubes  -Cienciano, Melgar, cobreloa, Liga de Quito, etc. Si vamos a jugar cuatro veces en la Paz y una en Quito hay que prepararse en ambientes similares y con futbolistas habituados a esas condiciones. Y que Quinteros no se pise solo al afirmar que los jugadores del llano no pueden adaptarse a la altura.