Columna: Acerca del 3-2. Nacional Potosí con un píe fuera de las semifinales

 

Por Coco Vidaurre Reyes°

Un partido que inicialmente proporcionó bastantes oportunidades al local, para marcar la diferencia en el marcador,con oportunidades para un acelerado Ríos y un desacertado Vargas. La concreción les jugó una mala pasada a los delanteros nacionalistas.

Tras la anotación del penal por Ríos y la concreción del 1-0 desde el corazón del aérea, bastantes eran las razones para creer que Nacional Potosí se mantendría disciplinado en el campo de juego o que propondría algo menos previsible de lo que aconteció. Esto no ocurrió. Un manejo displicente de las oportunidades, una falta de seriedad y atención en las marcas junto con un miedo escénico, digno de partidos de la primera fase del campeonato,  hicieron escarnio de la línea media y defensiva del local que perdió el equilibrio por completo e ingreso en la desesperanza y desorden, cuando se veía caer el arco de Jordán por tres veces seguidas y valga la aclaración el partido se revirtió porque Nacional proporcionó demasiados espacios a un envalentonado Universitario.

Bastaron 18 minutos para el partido resolviera un destino adverso para los rancho guitarras, es cierto que el que perdona muere, afirmación que los comandados por Victor Hugo Andrada conocieron cabalmente en los agónicos segundos 45 minutos.

Quedamos completamente sorprendidos con Juan Carlos Elso ( nuestro comentarista) de la capacidad de Universitario para reagruparse y tener más convicción de su juego en los segundos 45 minutos fruto de las aleccionadoras palabras de Villegas en el entretiempo.

Los más de 5.000 espectadores del Víctor Agustín Ugarte abrieron los ojos de pronto y con la ilusión puesta en el único representante potosino en  cuartos, terminaron por desplomar todas sus esperanzas. En la realidad compleja del partido de ayer, Nacional mostraba las dificultades que se habían presentado en la clasificación para el equipo del pueblo–la carga que había llevado en la primera parte del campeonato volvía a su peso anterior- planteando una lección importante que se ha mantenido en fútbol boliviano durante los últimos años. Los equipos Bolivianos más allá de un rendimiento ponderado de sus delanteros, para la concreción de goles están muy supeditados a las falencias de la última línea de los conjuntos. El equipo que mantiene un equilibrio moderado en todos sus sectores es el que hace la diferencia siendo aún paradigmático el caso de Oriente Petrolero que empató por ese equilibrio ante Guabirá en Montero.

Solo nos queda esperar lo inesperado es decir, que Nacional, tenga una lucida noche donde salga a buscar el resultado en el mano a mano desde los primeros minutos  frente a Universitario en un terreno siempre difícil “El patria”. No todo está perdido. Sin embargo la complicación se acrecienta por las condiciones que se presentan para el siguiente cotejo.

°Coco Vidaurre Reyes, es relator principal de Líder Deportes Radio